viernes, 21 de julio de 2017

Noticias de nuestros castores

Hace ya más de 6 años escribía, en el que era el antecesor de este blog, un pequeño artículo dedicado a la persecución del castor en España en el que dejaba clara mi indignación por las medidas tomadas por las autoridades locales en las regiones en las que se había expandido esta especie:

http://yurakuna.blogspot.com.es/2014/02/la-persecucion-del-castor-en-espana.html

Un grito en el desierto al que nadie hizo caso y que no impidió que los planes de erradicación planeados por las autoridades locales se llevaran a cabo, con el apoyo explícito de la asociación Ecologistas en Acción, que arremetía entonces contra la introducción de esa especie en nuestro país por un grupo de activistas extranjero. Es cierto que esa reintroducción se realizó fuera de la legalidad vigente, siguiendo un proceder que trae a mi mente viejos recuerdos. Me crié en Suiza, en el cantón de Neuchâtel, y recuerdo que una especie tan emblemática como el lince se reintrodujo allá en el mayor de los secretos, en los años 70, gracias al esfuerzo de un inspector cantonal de la caza y de la pesca visionario que nadie allá ha olvidado (Archibal Quartier).




Castor en el Irati (Navarra) / Javi Sola


Para justificar la erradicación del castor, nuestras autoridades recurrieron al procedimiento más sencillo que tenían a su alcance: decretaron que el castor era una especie alóctona e invasora y gran parte de la sociedad lo asumió a pies juntillas. Que muchos ecologistas cayeran en la trampa sin ni tan siquiera pararse a pensar si eso era cierto me decepcionó hondamente. Algo parecido, sea dicho de paso, ocurre hoy con el arruí, declarado invasor a petición de SEO y de… ¡ Ecologistas en Acción ! sin existir realmente evidencias científicas que justifiquen tal decisión. Estudios como el publicado por los investigadores de Atapuerca, sin embargo, han demostrado sin lugar a dudas que el castor estuvo presente en nuestro país al menos durante el último millón de años, formando parte del menú de los habitantes de Atapuerca hace casi 800.000 años. El mapa que reproduzco a continuación pertenece a ese estudio. Como se puede ver, incluso en Andalucía hubo castores hasta el Holoceno...




https://www.researchgate.net/publication/295399313_Beavers_Castoridae_Rodentia_Mammalia_from_the_Quaternary_sites_of_the_Sierra_de_Atapuerca_in_Burgos_Spain


Afortunadamente, los castores han demostrado ser duros de roer. A pesar de haber sido eliminados cientos de ellos como vulgares ratas, tras gastarse las administraciones cientos de miles de euros en la empresa, estos simpáticos roedores han logrado mantenerse en varios ríos, despertando mucha curiosidad en una opinión pública cada día menos convencida de la necesidad de exterminarlos. Que el castor se haya cargado unos cuantos chopos y frutales a proximidad de las riberas no parece, claramente, un argumento suficiente para justificar su exterminio. Ese cambio de opinión de la población local también encuentra su reflejo en la posición a favor del castor que han manifestado distintos grupos ecologistas locales, que han decidido no alinearse con Ecologistas en Acción, cuyo planteamiento inicial ha sido muy perjudicial para esta especie. Si no se hubiese perseguido al castor con tanta saña, es probable que hubiese logrado extenderse mucho más que lo que ha hecho hasta hoy. Aún así, la especie ha logrado expandirse pero su llegada ya no parece que se percibe como un problema:




http://www.noticiasdenavarra.com/2017/01/05/vecinos/estella-y-merindad/detectan-por-primera-vez-la-presencia-de-castores-en-las-orillas-del-rio-urederra


¿ Significa esto que el castor por fin vaya a lograr el indulto ? Nada más lejos de la realidad. Personas como Javier Fabo, que se estén dejando la piel para salvar esta especie en nuestro país, tienen aún mucho trabajo por delante para lograr convencer la opinión pública de que la presencia del castor, lejos de ser un problema, en realidad es una oportunidad:

http://www.noticiasdenavarra.com/2017/02/09/vecinos/pamplona/el-castor-en-busca-de-una-oportunidad

Ojalá que entre todos logremos que el arquitecto de los ríos vuelva a desempeñar en nuestra red fluvial el papel que desempeñó durante millones de años...

1 comentario:

  1. Buenas, es una gran notícia!, precisamente por la falta de notícias éstos dos últimos años me temia que la administración hubiera conseguido sus hipócritas objetivos de erradicarlos!
    Es evidente que el único objetivo de la erradicación era evitar los conflictos con todos aquellos que han ocupado las zonas fluviales, tanto plantaciones de frutales como choperas cómo otros usos. Les pareció más fácil erradicar los castores que vérselas con todos los responsables de estas ocupaciones, no fuera que quedase en entredicho que no fueron suficientemente diligentes con la protección de las riberas!.
    La presencia del castor significará un antes y un después!, obligará a la administración a un cambio de mentalidad, esperemos que en la línea de contemplar a los ríos cómo ecosistemas que hay que proteger.
    Esperemos que la sociedad responda!, que exija un cambio de actitud.
    Larga vida a los castores!, bienvenidos de nuevo!

    Jordi-molins

    ResponderEliminar