miércoles, 17 de mayo de 2017

Paleoautóctonas (4): Taxodium distichum

A pesar de estar constituidos por especies diferentes, los ecosistemas de los tres continentes que ocupan el Hemisferio Norte presentan evidentes similitudes. Aunque algunas especies tienen un área de distribución holárctica, lo que se observa generalmente es la presencia en las latitudes altas y medias del Hemisferio Norte de los mismos géneros y familias. Esa relativa homogeneidad en la composición florística de los ecosistemas del Hemisferio Norte fue aún más marcada antes de las glaciaciones cuaternarias. Muchos taxones que tuvieron representación en todo el Hemisferio Norte antes de las glaciaciones desaparecieron de buena parte de su área de distribución original y sobrevivieron en refugios a veces de muy reducida extensión. Esta considerable reducción del área de distribución afectó sobre todo a las taxones más termófilos. A consecuencia de ello, muchos de ellos presentan hoy en día áreas disyuntas (típicamente Norteamérica y Asia, como las Magnoliáceas) o han sobrevivido tan solo en Asia (Ginkgo) o en Norteamérica (Taxodium).



A este último género voy a dedicar hoy esta entrada. Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos visto alguna película o reportaje ambientado en las zonas pantanosas del sur de Estados Unidos (Luisiana, Florida) y casi seguro que todos hemos contemplado con cierta incredulidad esos bosques desarrollados en zonas inundadas que nos parecen tan diferentes de lo que conocemos hoy en día en Europa. Uno de los principales resultados de los estudios paleobotánicos es el de haber puesto de manifiesto la presencia de bosques muy similares en nuestro continente hasta principios del Cuaternario. Además del ciprés de los pantanos, esos bosques también estaban constituidos por especies de géneros como Gyptrostrobus, hoy tan solo presente en Asia y muy próximo a Taxodium, o Nyssa.



Mina de Bílina, República Checa (Mioceno) - http://botany.cz/en/taxodium-dubium/




El ciprés de los pantanos es una especie norteamericana de la que existen varias variedades que difieren muy poco entre ellas morfológicamente pero que tienen preferencias ecológicas bien distintas. Se trata por un lado de las variedades distichum e imbricarium, propias de las llanuras costeras del sur de Estados Unidos (entre 0 y 100 m de altitud) y por otro lado de la variedad mexicanum (el ahuehuete), esencialmente riparia y que vive a altitudes mucho mayores (de 300 a 2500 m de altitud). Los restos fósiles encontrados en Europa y en el norte de Asia difieren muy poco de la especie actual. Se asignaron a una especie diferente (Taxodium dubium) que algunos autores consideran simplemente una subespecie de la actual. Es probable que esta especie tuviese más variedades en el terciario pero el caso es que los restos fósiles son morfológicamente muy parecido a la especie actual. Aunque el ciprés de los pantanos ha desaparecido por completo del continente europeo y tal vez estuviese representado en nuestro continente por alguna(s) variedad(es) diferente(s) de las actuales, no deja de tener sentido considerar el uso de esta especie para reconstituir los ecosistemas de finales del Terciario (Plioceno). Considerando las preferencias ecológicas de las distintas variedades y la orografía de nuestro país, la balanza se inclina claramente hacia el ahuehuete como variedad mejor adaptada a las condiciones de nuestro país.

Taxodium distichum var. mexicanumFamilia: CupressaceaeOrden: Pinales

Árbol decíduo en las regiones más frías o subperennifolio en las regiones más cálidas, de hasta 50 m de altura; tronco ensanchado en la base, de hasta 4 m de diámetro; corteza gris a castaño-grisácea, que se exfolia en largas tiras; copa anchamente cónica; ramas principales erectas a horizontales; ramillas terminales péndulas en los árboles maduros. Ramillas largas persistentes, con hojas escuamiformes de 2-4 mm de largo. Ramillas cortas decíduas, con apariencia de hoja pinnaticompuesta, de contorno elíptico, 4-10 × 0.7-1.4 cm, provistas de unos 20-60 pares de hojas en disposición dística, lineares, planas, finas y flexibles, con una vena media de 0.15-0.25 mm de anchura y 4 o 5 bandas estomatales bien separadas, bandas marginales 0,2-03 mm de anchura, ápice mucronado. Conos masculinos ovoideos, prácticamente sésiles, dispuestos en largas y laxas panículas espiciformes de (5-)13-25 cm. Conos femeninos glaucos, ovoides, 1,5-2,5 cm.



Aunque el ahuehuete se cultiva muy poco en nuestro país, es sin embargo muy conocido por los madrileños, que se enorgullecen del espectacular ejemplar presente en el parque del Retiro y que consideran el árbol más viejo de Madrid. Una afirmación que hay que matizar un poco. Muchas personas, en efecto, piensan que ese ejemplar fue traído a España por el propio Hernán Cortés. Esa afirmación, sin embargo, queda en entredicho cuando uno descubre los ahuehuetes que fueron plantados en el siglo XVII en el Jardín del Príncipe de Aranjuez. Todos tienen un tamaño impresionante que relega al estatus de enanito al ejemplar del parterre del Retiro. Uno de los dos ejemplares del Estanque de los Chinescos tiene unas proporciones realmente increíbles. La circunferencia de su tronco medida a una altura de 1,30 m es 6,72 m (13 de oct de 2014, Roeland Jacobs). Su altura es de exactamente 38 m (13 de oct de 2014, láser con el método de seno, Roeland Jacobs). En comparación, el ejemplar del parterre del Retiro tan solo mide 25 metros de altura y tiene un tronco con una circunferencia de 5,70 m. Lo más probable, en realidad, es que el ahuehuete del Retiro se plantase a mediados del siglo XIX a partir de semillas traídas de Aranjuez.



Jardín del Príncipe (Aranjuez) - https://arbolesdemadrid.wordpress.com/tag/ahuehuete/




El cultivo del ahuehuete a partir de semillas, en todo caso, no presenta ninguna dificultad. En febrero de este año sembré las semillas que recogí en noviembre del año pasado en el Jardín del Príncipe y que conservé en la terraza durante el invierno y el éxito ha sido tal que ahora mismo tengo decenas de pequeños ahuehuetes compitiendo entre ellos en una jardinera que parece un pequeño bosque...

No hay comentarios:

Publicar un comentario